106. LLOREN POR VUESTROS HIJOS

Por favor escribir el numero del mensaje

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

106. LLOREN POR VUESTROS HIJOS

Cuando el Señor Jesucristo hacia el recorrido
de su crucifixión hacia el calvario, las mujeres
de Jerusalén, al verlo pasar, lloraban
amargamente y sentían gran compasión por
él, pero el Señor sabiamente les respondió:
Mujeres de Jerusalén no lloren por mí, sino
mas bien por vuestros hijos. Gran verdad les
dijo porque el Señor no cometió ningún pecado
y él, finalmente fue vencedor al cumplir su
colosal obra y hoy se encuentra en el trono
celestial a la derecha del Padre. Nosotros, en
cambio, si debemos preocuparnos porque
todavía no hemos coronado nuestra misión
sobre la tierra. No lloren por todo cuanto sufrió
el Señor. Él vino a cargar voluntariamente
con nuestros pecados y por sus heridas, y con
su muerte, toda la humanidad fue liberada,
sanada y restableció la relación con Dios la
cual se había perdido por el pecado de
nuestros primeros padres.  Este majestuoso
acto le dio esperanza a la humanidad que
estaba perdida en las tinieblas y era esclavo
de satanas y sus demonios. A partir de este
momento, la humanidad tiene una real
esperanza de ser miembro del cuerpo de
Jesucristo, es decir, de su iglesia que es la
reunión de todos los llamados por Dios y a
los cuales les ha concedido su Santo Espíritu.
Por consiguiente, nosotros debemos ocuparnos
fielmente de nuestra salvación dando diariamente
frutos agradables al Señor. Cada dia debemos dar
buenos testimonios principalmente en nuestros
hogares, y fuera de el. Si conoces la palabra de
Dios y no la practicas eres un fariseo. El Señor
quiere que hagamos buenas obras mientras
estemos sobre la tierra.  No llores por el Señor.
Llora por ti cuando conscientemente le das
la espalda a Dios porque estas pisoteando la
preciosa sangre de nuestro Señor Jesucristo.

* Lc 23:26-29;  He 4:15; He 7:26; 2Co 5:21; 1Jn 3:5; 1P 2:22-23; Ap 5:5; He 12:2; Ap 17:14; Fil 2:16; He 12:1; 1Co 9:24-27; Is 53: 3-12; He 2:9-10; 2Co 5:15; 1P 2:24; 2Co 5:17-19; Gá 1:4-5; Tit 2:14; 1Ti 1:15-16, Ap 1:5; Tit 2:13; Jer 29:11; 1Ts 2:19; Ef 1: 22-23; Col 1:27; He 3:1;  Ro 8:15-16; Fil 2:12-13; He 2:3; Ef 6:17-18;  Jn 15:8; Mt 3.8; Jn 15:16; 1Ti 5:10; 2Ti 1:8-9; 1P 3.15-16; Jn 15:27; Mr 7: 6-7; Mt 7: 5; Lc 11: 42-52; Mt 5: 14-16; Col 1:10; 1P 2:12; He 10: 29; Ro 1:21-23; 2P 2:21-22.