111. ESTOY HARTO DE TU HIPOCRESÍA

Por favor escribir el numero del mensaje

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

111. ESTOY HARTO DE TU HIPOCRESÍA

Estoy harto de tus ofrendas. Estoy harto
de tus sacrificios. Estoy harto de tus
holocaustos. No quiero sangre de
bueyes ni de ovejas ni de machos cabríos.
Estoy cansado de vuestras lunas nuevas.
Estoy cansado de vuestras fiestas solemnes.
El Señor no soporta la hipocresía. Él quiere
obras buenas. Él quiere frutos agradables
a su presencia. Estos duros mensajes el
Señor los dijo para su pueblo Israel.
Oye Israel. Oye bien Israel todo cuanto
quiero decirte oh pueblo rebelde.
Oye bien porque yo quiero que te arrepientas
de tus malas obras. Por eso quiero que
escuches mis palabras. Hoy, en nuestros días
también ocurre lo mismo. Estudiamos y
conocemos la palabra de Dios, pero nuestras
obras y testimonios no corresponden
fielmente a la voluntad de Dios. Nuestra
actitud es farisea y el Señor la aborrece.
Para nuestros días el Señor nos advierte de
muchas formas para que nos arrepintamos.
Estamos en los tiempos del fin y sus señales
son verdaderas. Nos queda poco tiempo y
debemos andar delante del Señor con
temor y temblor. Todo cuanto pensemos y
hagamos que sea de agrado al Señor.
Todos los días debemos dar frutos dignos
de arrepentimiento teniendo presente que,
si amamos a Dios, también debemos amar a
nuestro prójimo y a nuestros enemigos.
Nuestro prójimo es el vecino, el compañero
de estudio, el compañero de trabajo, nuestros
hermanos y familiares. El otro o el prójimo
es cada uno de los habitantes de este querido
planeta llamado tierra sin discriminar color,
origen, nacionalidad ni estado económico.
Pero el Señor también nos recuerda que
debemos amar a nuestros enemigos y que
oremos por aquellos que nos persiguen; que
bendigamos a quienes nos maldicen y que
oremos por los que nos vituperan. Si tu
enemigo tiene hambre, dale de comer pan,
y si tiene sed dale de beber agua. Si decimos
que amamos a Dios, pero aborrecemos al
prójimo y a nuestros enemigos, somos fariseos.
En otras palabras, somos hipócritas.

* Is 1:11-14; Os 2:11-13; Os 6:6; Mt 23:23-27; Lc 12:1; Col
1:10; Jn 15:16; Jer 17:7-8: Mt 3:8; Mr 12:29;Ex 23:21; Dt 9:7;
Hch 3:19; 2R 17:13; 2 Cr 30: 6-8; Jer 7:23; Dt 4:1; Mt 7:21;
Mr 7:5-8; Sal 119:113; Hch 3:19; Jl 2:13; Mt 24:1-26; Fil 2:12-
16; Ef 5:8-10; 2Co 5:9; Mt 3:8; Fil 1:8-11; Lc 6:27-29; Mc 12:
31; St 2:8; Lc 10: 25-37;Pr 22:9; Lc 6:38; Mt 5:44-48; Ro
12:14-21; Lc 6:35; Mt 7:12. 1Jn 4:7; Pr 25:21-22; Éxodo 23:5;
Lc 6:27-36.