74. SEAMOS FIELES PARA QUE VIVAMOS

Por favor escribir el numero del mensaje

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

74. SEAMOS FIELES PARA QUE VIVAMOS

Señor, no me abandones.
Si me abandonas, mis enemigos, que son malos espíritus
me destruirán y no me permitirán que te obedezca
se burlaran de mí y me preguntaran ¿dónde está tu Dios, fuerte y poderoso?
No quiero dar mal testimonio,
al contrario, quiero que tu nombre sea honrado
por causa de mi fe, obediencia y buenas obras.
Anda Señor majestuoso, delante de mí y
quebranta a mis enemigos, que son malos espíritus.
Protégeme como lo hiciste con Israel.
En el día, una nube iba delante de tu pueblo y
en la noche con una columna de fuego los protegías.
Oh Señor santo, excelso y misericordioso
que tienes paciencia infinita con los débiles humanos
y que  escuchas nuestra quejas y dolencias
fruto de una falta de fe, porque viendo y viviendo
tantas maravillas, nos resistimos a entregarnos
totalmente a ti. Claro que nos falta fe y entrega.
¿Por qué se nos olvida que con gozo,
buscamos tu santa unción: El bautismo?
¿Por qué se nos olvida que ese compromiso lo hicimos
siendo adultos y con pleno conocimiento?
No éramos niños, no. Ya conocíamos tu santo evangelio.
¿Por qué, pues, hay personas que no quieren saber nada
del asunto y quieren volver a la vida mundana?
¿Por qué tentamos al Señor, si tenemos todo para caminar con Dios con altura y dignidad?
No es sabio y prudente tentar al Señor.
Líbrame de ser infiel, porque con seguridad pereceré,
porque nuestro Dios es celoso en gran manera.
El quiere de nosotros, todo o nada.
Recordemos que el vomita a los tibios,
a los indecisos, a los temerosos,
a los que quieren servir a dos señores
a los que dan más importancia al mundo
y a sus placeres; al dinero, al poder, y a la familia.
Recordemos que si actuamos así, Él nos dice
que somos indignos y que no estaremos en su reino.
¿Se nos olvida que un verdadero cristiano,
es un soldado disciplinado, respetuoso y
mirando siempre adelante?
Volvamos pues, con humildad y caminemos con Dios.
Porque es lo justo, sabio y la mejor decisión.
Porque Dios, es justo, misericordioso.
Por siempre y por la eternidad, eres y serás fiel.
Siempre has demostrado tu fidelidad,
desde la antigüedad, hasta nuestros días
En ti, solamente en ti, podemos confiar
en las pruebas que siempre tendremos,
Nada mejor que tu fidelidad.
Bendito seas por siempre y por la eternidad.

*Sal 27:9-10; Sal 44.24-26; Is 1:15-18; Sal 42:3; Ef 6: 10-13; 2 Co 1:12; 2 Ti 1:8; 1P
3:15; Ro 16:20; Ex 13:20-22; Dt 20:1; Ex 14:13-14; Mt 28:20; Sal 92:9; 2 P 3:9; 1 P
3:20; Ro 15:5-6; Sal 142:5-7; Ez 34:15-16; Sal 77:14-15; Hech 7:51; Mt 6: 8; He 10:38-
39; He 11:6; He 10:26-31; Hech 8:26-39; Hech 2:41-47;  1 Co 12:13; Prov 26:11; 2P
2:22; 2P 2:15; Prov 23:35; Prov 27:22; 1Jn 2:15-17; Ef 2:1-6; Prov 1: 23-25; Prov
15:10; Dt 6:16-18; 1Co 10:9; Sal 78:17-22; Luc 4:12-13; St 1:12-16; 2 Co 11:2-3; 2 Ti
2:11-13; Dt 5:8-9; Nah 1:2; 1 Co 10:21-22; 2 Co 4:8-12; Gá 2:20; Ap 3:15-16,19; Prov
29:25; Luc 16:13; Mt 6:24; Col 3: 1-10; Gá 2:20; Luc 15:11-32; 2 Co 4:18; Gá 5:21-24;
2 Ts 1:5; 2 Ti 2:1-5;  He 12:28-29; He 12:1-4; Is 57:14-15; Sal 84:5; Sal 56:13; Sal
18:32-33; 1 P5:5-6; Ap 16:5-7; St 5:11; Sal 145:17; 2Ti 2:13; Dt 7:9; 1Co 1:9; Sal
111:4-5; Sal 40: 4-5; Prov 3:26; Jer 17:7-8; 1P 4:12-13; Sal 89:52.